Tensión arterial descompensada

Tensión arterial descompensada

Se dice que tenemos la tensión arterial descompensada cuando los valores se encuentran muy próximos, pero lo cierto es que no se trata de un término adecuado, sino que más bien debemos hablar de presión arterial normal, baja o alta. Se consideran que las cifras óptimas deben mantenerse por debajo de 120/80. Si está por encima, hablaremos de hipertensión ligera, moderada o severa. No obstante, hay que tener en cuenta que los valores pueden ir variando sin que tengamos ninguna patología grave. Con lo cual, solamente deberemos preocuparnos si la elevación permanece por mucho tiempo, lo que aumenta considerablemente el riesgo de sufrir una alteración renal, cardíaca o cerebral.

Causas de la hipertensión arterial

Tensión arterial descompensadaLa hipertensión puede ser hereditaria, es decir, que tenga causas genéticas. No obstante, solamente representa el 3% de los casos. Los casos más habituales suelen estar relacionados con los cambios en las funciones normales del organismo. Puede deberse a un equilibrio inadecuado entre los líquidos y la sal de los riñones, a la contracción de los vasos sanguíneos, a un desequilibrio del sistema nervioso simpático o a la propia estructura y función de los vasos sanguíneos. Aunque también es habitual es personas que sufren de una enfermedad renal crónica, apnea del sueño, ciertos tumores o problemas de tiroides. Lo que tiene que ver con el hecho de que estos trastornos cambien la forma de nuestro cuerpo de controlar el sodio, los líquidos y las hormonas.
Más allá de la genética y del funcionamiento de nuestro organismo, también podemos encontrar causas relacionadas con un estilo de vida poco saludable, como el alto consumo de sodio y alcohol y una baja actividad física. Así como por el sobrepeso y la obesidad, la ingesta de determinados medicamentos como los que se usan para el asma, los tratamientos hormonales o los que se utilizan para el resfriado.
En el siguiente vídeo un médico explica con detalle por qué podemos padecer hipertensión arterial y los riesgos que ello conlleva.

Motivos para la hipotensión arterial

La presión arterial baja es aquella que se encuentra por debajo de los 90/60, lo que quiere decir que el cerebro, el corazón y otras partes de nuestro organismo no están recibiendo sangre suficiente. Puede estar causada por una pérdida súbita de sangre, lo que se conoce como shock, una infección grave, una reacción alérgica intensa o un ataque al corazón.
Pero también puede producirse lo que se llama hipotensión ortostática, que tiene lugar por un cambio repentino de la posición del cuerpo, por ejemplo, de pasar de estar acostado a estar parado de pie. No obstante, no suele durar más de unos segundos o minutos. Si ocurre después de comer, se llama hipotensión postprandial. Por su parte, la hipotensión mediada neuralmente, que afecta a adultos jóvenes y niños, tiene lugar cuando se ha estado de pie mucho tiempo.
Además, debes saber que el problema puede agravarse si hemos ingerido alcohol, ansiolíticos, fármacos antidepresivos, medicamentos para el corazón, diuréticos, medicamentos usados para la cirugía, analgésicos, etc. O si sufrimos una lesión nerviosa a causa de la diabetes, arritmias, deshidratación o insuficiencia cardíaca.

Si te ha gustado... ¡compártelo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

2 comentarios en “Tensión arterial descompensada

  1. Interesante información Dr. Bueno.

    Soy un hombre de 65.5 años, hace 11 meces reinicié un régimen de ejercicios, maminé al inicio en periódos de unos cuarenta y cinco minutos hasta llegar a hacer caminatas de dos horas, unas cuatro veces por semana. Luego comencé a hacer totes combinados con las caminatas y a los seiseses ya corría entre 10 y quince kilómetros, con ello disminuyó mi cintura de 107 a 98 centímetros pero también decayó mi frecuencia cardíaca de 62 a 50 latidos por minuto, esto conlleva algún riesgo?

    • Hola Carlos.
      En primer lugar quisiera indicarle que este blog no lo escribe el Dr. Bueno. Hemos utilizado su vídeo para complementar el texto del artículo porque nos pareció una excelente explicación de los riesgos de la hipertensión.
      Respecto a su duda, es normal que con la práctica habitual disminuya nuestro ritmo cardiaco. En todo caso, siempre es recomendable que lo consulte con su médico.
      Un saludo.

Deja un comentario